Enrique Stola: Feminismos, DD. HH., Igualdad como principio de la acción y Libertad

Profundo malestar ante toda situación de dominio capitalista-socio-cultural-moderno/colonial, la dominación masculina y las trampas de la cultura patriarcal-machista-racista.

Mes: diciembre, 2016

Los macho-violentos son estafadores afectivos.

Millones de mujeres, solo por serlo, están sometidas a diferentes violencias y a muchas de ellas todas las violencias les atraviesan sus cuerpos.

¿Qué es lo que dificulta que la mujer  víctima de violencia de género extrema opte rápidamente por la libertad, la tranquilidad, la alegría y la realidad de una vida sin violencias a la que tiene derecho?

No hay una respuesta única y nunca llegaremos a señalar las múltiples causas: las pautas culturales que facilitan la dominación masculina y sus violencias, la falta de protección del Estado Nacional y los provinciales, el sentimiento de profunda soledad e impotencia, el miedo y terror al violento, la depresión y el estrés postraumático crónico, la situación económica, etc.

Pero hay algo que traspasa a gran parte de ellas y es el afecto.

Los macho-violentos son estafadores afectivos, increíblemente egoístas que solo desean valorizarse a si mismo siendo dueños y señores de la vida de las mujeres. Ellas realmente se enamoran y los desean. Les sucede lo que a todas las personas que cuando nos enamoramos estamos sumamente vulnerables y no imaginamos que el otro puede manipularnos, generarnos culpa y confusión, agredirnos psicológicamente, sexualmente y llegar a golpearnos o matarnos.

Cuando la mujer empieza a darse cuenta de que algo está mal ya es tarde, ya se encuentra en una posición de subordinación, de dependencia del dominante macho-violento que ha ido horadando su autoestima y que le hace sentir que cada conflicto es por su culpa, le dice que la ama y que ella es “su vida” y que todo lo hace pensando en lo mejor para ella.

Pero lo cierto es que nada de lo que ella necesita estará presente.

El macho-dominador usará los momentos de tranquilidad para producir mas confusión y le dirá a ella frases como “¿Ves que cuando querés podemos estar bien?” “¡Es tu culpa que no estemos bien!”

“Vos sos una perra pero me quedo porque quiero a mis hijos” Muchas mujer-estafadas víctimas de violencia de género extrema son traspasadas por estas palabras, creen que a estos machos realmente les interesan sus hijos y a la vez piensan que esos hijos e hijas “necesitan” un padre. Continúan con el violento tratando de construir una imagen que hace agua por todos lados: “Tu padre tiene esas reacciones pero en el fondo es muy bueno y te quiere

Reitero: los macho-violentos son estafadores afectivos. Un hombre que golpea a una mujer es prueba de que no la ama y tampoco a hijos e hijas si los tiene. Un estafador afectivo no es un padre, no conoce el amor incondicional que es aquel vivenciado por padres, madres o personas cuidadoras cuando realmente existe.

Un macho-estafador-afectivo no ama pero quiere a su mujer e hijos como se quiere un objeto que lo hace sentir macho-poderoso, sea dinero, un auto o el prestigio en su pequeña o gran red social.

Concretar la necesaria separación del varón-dominante es en este clima un proceso  posible, necesario y difícil.

Las mujeres deben retomar los lazos afectivos con sus antiguas amigas y acercarse a grupos de mujeres que pasaron por la dolorosa experiencia de ser víctimas de violencia machista extrema.

Agruparse es el trampolín que permite sortear con mayor velocidad las trampas del violento y de las instituciones de la cultura patriarcal.

En el camino a la igualdad

Reportaje realizado para Cuarto Poder, Salta, por Andrea Sztychmasjter.

¿Puede un hombre ser feminista? Para responder algunos interrogantes sobre el rol de los varones en la búsqueda de sociedades más igualitarias hablamos con el médico Enrique Stola, quien se define como feminista.

Hace unas semanas el diario El Tribuno difundía el caso de un hombre: “Denuncia a su esposa por violencia de género”. Ante reiterados titulares de medios argentinos de ese tipo, el psiquiatra Enrique Stola quien se define como feminista y psicodramatista, fue muy claro al explicar por qué los hombres no pueden sufrir violencia de género aunque existan hombres que sufran violencia y mujeres violentas.

“Las mujeres pertenecen al género humano por lo que tienen todos los atributos del ser humano. Lo que no tienen las mujeres es un sistema socio-económico-cultural que privilegie la figura femenina por sobre la masculina. Las mujeres están en una posición de subordinación respecto a los varones y, por lo tanto, las violencias machistas simbólica, psicológica, física, económica, contra ellas tiene aval social: eso es violencia de género, eso es violencia machista al servicio de disciplinar a las mujeres y mantenerlas en situación de subordinación. La violencia que ejerce la mujer contra un varón, de acuerdo a su intensidad, está tipificada en el código penal pero no es violencia de género”.

A pesar de abordajes mediáticos como los antes mencionados, en el último tiempo vimos una mayor visibilización de la lucha contra la violencia hacia las mujeres que se ha materializado en leyes y difusión de derechos femeninos, sin embargo los casos de extrema violencia de género no han mermado. Para Stola tanto las leyes de protección de los derechos humanos de las mujeres como la visibilización son necesarias pero no suficientes. Es evidente que miles de hombres no quieren mujeres asesinadas, pero sí esclavizadas.

“Debemos producir un cambio cultural, económico y social para que las mujeres y otros cuerpos feminizados por el poder masculino dejen de estar en una situación de subordinación. Miles de varones no quieren mujeres asesinadas, pero si esclavizadas. No quieren mujeres en las redes de trata, pero sí que continúen en situación de prostitución y al servicio de cualquier hombre en el espacio público o privado. La matanza de mujeres parece ser el terrible precio que las mujeres están pagando por liberarse de la dominación de género en el patriarcado capitalista”.

Enrique Stola señala que para él ser feminista es una posición política. El feminismo, describe, es un movimiento de liberación que no ha producido muertos ni guerras, y al valerse de las palabras de la filósofa feminista Diana Maffía, Stola menciona que con un criterio científico podemos demostrar que las mujeres están peor que los varones en todos los países.

“Esa situación no es justa, es inmoral, por lo tanto algo tenemos que hacer. Y la orientación de qué hacer la dan los feminismos. Las mujeres vienen luchando desde hace siglos y a la vez produciendo teoría filosófica, sociológica, económica y otras que los varones y el colectivo LGTBIIQ es útil que conozcamos. Ellas van señalando los caminos.”, señaló.

Para Stola el hombre feminista no sólo debe registrar el conocimiento que las mujeres han producido a lo largo de la historia sino que además debe revisar cotidianamente su forma de estar y ser en la sociedad capitalista patriarcal: “debe generar espacios igualitarios y democráticos sosteniendo y apoyando la lucha de las mujeres”.

Despatriarcando

Enrique Stola quien fue el terapeuta de “Gabriel”, el joven por cuyo caso fue condenado el sacerdote Julio César Grassi, conoce muy bien “las bestialidades que comete el sistema judicial”.

Para Stola el poder judicial es hegemónicamente machista y patriarcal: “Son un número limitado las y los funcionarios que trabajan bien, que están formados en género, que saben de qué se trata la violencia de género y abuso sexual contra niños y niñas. Uno escucha el padecimiento de las mujeres en la llamada justicia, judicializadas por sobrevivir a la violencia de género extrema o que son madres sobrevivientes del abuso sexual de sus hijas e hijos, y solo puede sentir una profunda pena unida a una gran rabia. ¡Hay tanto macho-juez-jueza poderosos e insensibles!”, resalta el médico y explica los daños emocionales de la violencia de género y abusos sexuales en la infancia en las niñas y mujeres:

“Los abusos sexuales, las violaciones y todo lo que comprende la violencia sexual tienen consecuencias siempre graves para niños, niñas, adolescentes y mujeres. Nuestras sociedades sostienen una cultura de la violación y del maltrato de género sobre el cuerpo femenino y aquellos cuerpos que no se corresponden con la heterosexualidad obligatoria. Es tan poderosa esta cultura que las instituciones que deberían proteger a las víctimas se ocupan de descalificarlas y a la vez de proteger a los progenitores abusadores y a los machos que ejercen violencia de género extrema”.

Para Stola niñas y niños que han sido abusados y no logran justicia (la mayoría está en esta situación) pueden tener serios problemas para desarrollarse socialmente y ejercer satisfactoriamente su sexualidad. Las mujeres que sufren violencia padecen de estrés postraumático crónico, depresión u otras enfermedades crónicas.

“No basta con declamaciones políticas ni la selfie con el apoyo al #NiUnaMenos para detener la violencia de género extrema. Debemos desactivar los diferentes modos en que la dominación masculina se expresa, fundamentalmente la violencia simbólica y las categorías masculinas de valorización social”, señaló.

Ante la consulta si a través de psicodiagnóstico se puede detectar a un potencial violento, Stola respondió que sí, que existen técnicas que muestran las formas inadecuadas de manejar la agresión y la existencia de lábiles mecanismos inhibitorios. Sin embargo explica estos diagnósticos no son cien por ciento certeros:

“Esto no define a un asesino o a un macho-violento. Pueden dar mal las pruebas y no haber ejercido nunca violencia de género. Quien ejerce la violencia machista no es un enfermo. Dominan, golpean y matan porque lo sienten un derecho pues tienen la creencia que las mujeres le pertenecen”.

Para el caso de los hombres abusadores, Stola recordó que hasta el momento no hay evidencia científica de que los agresores sexuales sometidos a tratamiento no reiteren su conducta, algo importante que la justicia debe tener en cuenta al emitir sus sentencias.

Reconociendo a los sexistas

Recientemente se conoció una encuesta que da cuenta que el acoso de las salteñas empieza desde los 8 años, aunque las voces reaccionarias de hombres no tardaron en llegar para desmentir que esto sea cierto o tratar de minimizar el peso que los acosos de diversos tipos significan para la vida de las mujeres, Stola fue muy concreto al afirmar que: “A los boludos machistas se los reconoce, entre otros síntomas, por las idioteces sexistas que dicen en las calles y que ellos llaman ‘piropos’”.

Para Enrique “el patriarcado enseña tempranamente a las mujeres que el espacio público es masculino y que los hombres, en el ejercicio de su dominación, son los jueces disciplinadores de esos cuerpos”.

La consecuencia de estos acosos para Stola son preocupantes no sólo para las mujeres sino también cuando nos referimos a la educación de niñas y niños: “A través de ese ritual que se multiplica diariamente, las niñas sienten la superioridad masculina e incorporan lo que los varones exigen de ellas, y para los niños testigos es un ejercicio temprano a imitar de lo que es ser considerado macho”.

Hombre, haz algo al respecto

Está claro que existen hombres feministas y son aquellos que consideran que tanto hombres y mujeres deben tener los mismos derechos, las mismas oportunidades y posibilidades, y sobre todo son los que hacen o están dispuestos a hacer algo al respecto.

Para Stola los hombres gozan en todas las clases sociales de beneficios que devienen de pertenecer al género dominador y según su visión los hombres sólo han cambiado históricamente y lo hacen actualmente a partir de que las mujeres dicen NO.

Es la lucha que realiza el grupo dominado lo que modifica el espacio y la conducta del grupo dominador. Así los hombres de buena fe comienzan a rever su modo de ser y estar en las configuraciones vinculares, lo que da lugar a novedosos posicionamientos masculinos. Esperemos que los varones que están en ese proceso de cambio lo profundicen, pues esto abre una brecha en el grupo dominador. Seguramente en algún momento las organizaciones de mujeres se darán estrategias para sumar a su lucha a los varones”, señaló a Cuarto Poder en referencia al aporte que las consideradas “nuevas masculinidades” dan a la lucha en la búsqueda de sociedades más igualitarias.

Andrea Sztychmasjter, publicado por Cuarto Poder, Salta, República Argentina.

http://www.cuartopodersalta.com.ar/en-el-camino-a-la-igualdad/ 17.12.2016

El Quinto Patio

Un vistazo a la realidad, en pocas palabras...

Proyecto Brandaris

Por una cultura más crítica y plural.

Orbita Diversa

Asociación feminista, intercultural, arcoíris. Promovemos la diversidad de forma integral a través del intercambio.

TresEsperanzas

La mejor excusa para compartir al respecto de las artes que giran en torno a la creación literaria y la ficción.

Dos cafés...

Eres tú para ser otros y eres otros para ser tú

THE REBEL PIXIES

cuerpo rebelde, corazón rebelde, mente rebelde, espíritu rebelde

Antigloria

Just another WordPress.com site

Paredes con musgo

Donde brota lo verde sobre los muros

BodhiRoots

articulando el porvenir en base al pasado

Mujeres sabias y brujas

Las militancias no se predican, se practican

Afroféminas

Espacio para garantizar la visibilidad de las mujeres afrodescendientes de todo el mundo.

Vox Afro

"Somos l@s hij@s expatriados de la Madre África"

Francesca Gargallo

La calle es de quien la camina, las fronteras son asesinas

El derecho y el revés

El objetivo de este blog es contribuir al debate jurídico con personas que no están seguras de tener razón.

Red Internacional de Mujeres Periodistas Madrid

Comunicación con visión de género

Mezquita de Mujeres

Activismo, Conocimiento y Espiritualidad